Para comenzar a hablar de estos personajes, vamos a definir qué son estos seres tan molestos, a la vez que abundantes en los diferentes tipos de redes sociales. La palabra troll es un término inglés que en español no tiene traducción como tal, pero que corresponde a una persona que publica mensajes provocadores, irrelevantes y desagradables sin ningún fin constructivo.

Por lo general, todos los tipos de trolls en redes sociales publican ocultando sus datos personales e información y fijan su objetivo en personas novatas, ya que caen en sus provocaciones con asiduidad. Sin embargo, aunque estas características son las habituales, no tienen todos el mismo perfil y podemos definir varios tipos.

 

EL GRACIOSILLO

Probablemente, sea el mismo que estaba en tu clase de pequeño y lanzaba chistes sin ton ni son. Su humor es un tanto extraño, además de repetitivo, pero, en el fondo, hacía más amenas las clases (excepto para los perjudicados por sus gracias).

Su propósito es desviar el tema que se esté tratando, ya sea por aburrimiento o para llamar la atención.

 

EL SABELOTODO

Al igual que ocurría con el tipo de troll anterior, el sabelotodo también estaba en tu clase de la infancia. Siempre ansioso por corregir a todo el mundo e ilustrarlos con su sabiduría.

En muchas ocasiones, este personaje no es excesivamente inteligente, pero se esfuerza por parecerlo. ¡Corregía incluso al profesor! Digas lo que digas en tus redes sociales, este tipo estará para rebatírtelo y convencerte de que sus ideas son las únicas válidas.

 

EL ANTICRISTO

Este tipo, que solo se manifiesta en las redes sociales, por el motivo que sea, te odia. De hecho, solo quiere ver cómo sufres y fracasas en lo que estás haciendo.

A veces, por un problema personal, vuelve tras varios años y se dedica a hacerte la vida imposible. También, es habitual que tenga envidia de tu éxito y quiera aplastarte y pisarte para ponerse por delante de ti.

 

EL PUBLICISTA

Quiere que su negocio adquiera popularidad y para conseguirlo hace lo que sea. Se aprovecha de los demás para ganar seguidores, acosa a determinados perfiles para conseguir visitas, es decir, un pesado en toda regla.

Contesta a todos y cada uno de los contenidos que compartes, pero, en vez de aportar valor, lo resta. Inserta links en todas partes y ni siquiera se preocupa por captar la atención del público con un mensaje ingenioso o divertido. Este tipo de troll solo dejará de molestarte cuando le bloquees.

 

 

¿Cómo combatir a los trolls?

En el momento que hayas identificado el troll que ronda por tus redes, según la guía que hemos definido, sabrás por qué se comporta así y cuál es su modus operandi. En un primer momento, te invadirán las ganas de borrar el comentario o de contestarle como Dios manda, pero relájate, no quieres dar a tus seguidores una mala imagen.

El mejor consejo que te podemos dar es que cuentes hasta 10 y le respondas de la manera más amable y educada posible. No te rebajes a su nivel, si nota que te afecta lo que te dice, seguirá haciéndolo.

No obstante, en el caso de que el troll tenga la razón y hayas cometido algún fallo, reconócelo y discúlpate públicamente. A lo hecho, pecho.

Recuerda, nadie está libre de trolls en las redes sociales. Al fin y al cabo, si te critican es que te conocen y eso, a la hora de gestionar una marca, es una buena señal. No te desanimes con los comentarios negativos y sigue haciendo tu trabajo, da lo mejor de ti.

 


Patricia Pelegrín

Pin It on Pinterest