Cuando hablamos de ser partner en YouTube hablamos de la opción de monetizar los vídeos que subes en función de tus visitas. Esta práctica se viene haciendo desde la introducción de publicidad en la plataforma de vídeos y que tuvo su auge en el 2011, en los que, debido a la novedad y sorpresa de volumen de visitas que obtenía este sitio web, muchas empresas se lanzaron a invertir en YouTube.

Como todo, esta etapa pasó y en los años posteriores el tráfico económico de YouTube fue decreciendo hasta estabilizarse en los últimos años, en los que parece que la política económica de YouTube ha cogido un rumbo fijo.

Antaño, para conseguir dinero de YouTube tan solo tenías que activar una pestaña de monetización que se encontraba en el gestor de vídeo de la plataforma, sin ningún requisito extra, lo que ayudó también al crecimiento sin precedentes de la industria audiovisual en internet. Pero con los años y la crisis que sufrió la plataforma, se establecieron una serie de requisitos que había que cumplir antes de poder optar a ganar dinero con tus vídeos en YouTube. Estos requisitos consisten en 1000 subscriptores y 4000 horas de visualización. Si no cumples estos requisitos, aunque actives la monetización de tus vídeos, no ganarás dinero, aunque si que tendrás publicidad en estos, por lo que es poco recomendable que actives la monetización, ya que la publicidad disgustará a tu posible público y frenará las aspiraciones de crecer como canal.

Si nos acercamos a la definición que da YouTube de ser partner, vemos que lo define cómo “una forma con la que podrás obtener ingresos con tus vídeos, mejorar tus conocimientos y capacidad creativa, así como contactar y colaborar con otros partners”. Que es una definición, que aunque poco explicativa, si que arroja luz sobre lo que significa ser parte de “La familia YouTube”.

Ser partner en YouTube en la actualidad

En nuestros días, ser partner de YouTube se ha complicado bastante, y ya no solo por las estrictas barreras que ha establecido YouTube en las condiciones de poder ganar dinero. Otros de los factores que han dificultado el acceso a rentabilizar tus vídeos de YouTube es la monopolización de los grandes canales que han encontrado al target específico de los distintos temas que existen en el ocio, haciendo así más trabajoso que canales más pequeños accedan a un público que ya tiene lo que busca.

Pero eso no es todo, ya que la creación de contenidos en YouTube se ha vuelto mucho menos libre de lo que solía ser, ya que los anunciantes decidieron que ciertos contenidos de YouTube (aquellos que contuviesen, aunque sea en un grado muy menor, lenguaje soez, violencia o referencias a ellas, temáticas sexuales, etc). Por ello, la gran mayoría del dinero que se mueve en YouTube va Para aquellos contenidos que han ganado la etiqueta “familly friendly”; que básicamente son contenidos para bebés y niños que ha desdemocratizado y desbalanceado totalmente el contenido de los vídeo de YouTube, yéndose un gran trozo de la fuerza productiva del audiovisual en internet para hacer estos vídeos “family friendly”.

Hablando de cifras más concretas, por cada 100 visitas, YouTube te paga la cantidad de 2 $, mientras que otras empresas que actúan como partners intermediarios (como Machinima) te llegan a pagar 3 $ por esas mil visitas, lo que refleja que el modelo productivo de YouTube pasa por empresas intermediarias que median entre la plataforma, los creadores de contenidos (YouTubers) y las empresas anunciantes.

En definitiva, ser partner en YouTube consiste en ganar dinero por hacer y subir tus vídeos, tarea que cada vez es más difícil. Sin embargo, con dedicación y contenido de calidad se puede ganar una cantidad considerable de dinero y una notoriedad y espacio de expresión y comunicación que alcanzan a audiencias inmensas y que no tienen las fronteras geográficas que tiene los medios tradicionales de comunicación.


Alba Caride

Responsable de Marketing y Comunicación en hoyreka!

Pin It on Pinterest