Seguro que has oído hablar del social marketing y ¡no es para menos!, ya que, entre sus virtudes más importantes se encuentran ganar tráfico y mejorar las ventas. Por ello, cada día que pasa mayor es el número de empresas conscientes del poder del social marketing, dispuestas a obtener el máximo provecho del mismo.

De manera general, definimos el social marketing como las diferentes estrategias que se utilizan para la difusión de una empresa o producto en blogs, redes sociales u otros medios online. Siendo más concretos, se trata de la utilización de medios directos para la interacción con el consumidor.

Como consecuencia de ello, al igual que con otras estrategias de marketing, se establece una comunicación directa entre la empresa y el consumidor. La diferencia del social marketing reside en la forma en la que los negocios se dirigen a sus clientes: a través de las redes sociales y a través de los contenidos de la web. Todo ello, de una manera cercana, que humaniza las marcas.

Fruto de las demandas del mercado, el social marketing y sus compañeras, las redes sociales, están en constante evolución y desarrollo.

Por poner un ejemplo, Periscope estuvo en lo más alto y, en la actualidad, prácticamente no se utiliza. Instagram y sus historias y la siempre sólida Facebook son las redes más potentes hoy en día.

Estos cambios requieren capacidad de adaptación y tener presente:

  1.   Target objetivo: antes de iniciar cualquier movimiento, resulta primordial tener muy en cuenta el entorno en el que te enuentras, las características de la competencia y la segmentación. Esta última es una de las partes fundamentales de toda estrategia de ventas. Para ello, resulta de gran importancia que definas tu buyer persona.
  2.   Estrategia y objetivos: ambos parten de la definición del buyer persona. Tras la localización de esta, es importante tener en cuenta que los objetivos del plan de marketing digital deben responder a las necesidades globales del negocio.
  3.   Ventas y fidelización: tu objetivo no debe ser únicamente centrarte en las ventas (es cierto que las ventas son el objetivo principal de los planes de marketing y una de las principales fuentes de ingresos de cualquier negocio), pero tienes que intentar que la satisfacción de los clientes sea lo más alta posible. De esta manera, será mucho más fácil fidelizarlos, es decir, convertirlos en clientes habituales y fieles a tus productos y servicios.
  4.   Presupuesto: llegados a este punto, resulta aconsejable recordar que, aunque cada acción tenga un coste, este puede ir aumentando. Por tanto, el presupuesto debe ser muy minucioso y estar listo para hacer frente a imprevistos.
  5.   Indicadores clave de resultado: los KPI, muy importantes tanto para ver si tus objetivos están bien definidos y te aportan buenos resultados como para, al comprobar tu error, cambiar el rumbo y, así, ser capaz de alcanzar tus objetivos.

Definidas las bases o por dónde podrías comenzar tu campaña de social marketing, el siguiente paso es llevarlas a cabo y comprobar si son efectivas o no para obtener mejores resultados.

¿Cuáles deben ser las bases de tu social marketing?

Una vez has desarrollado la estrategia de social marketing, que crees que será efectiva, tienes que seguir una serie de pasos para mejorar u optimizar tu difusión.

En esta parte, debes diferenciar las diferentes plataformas para desarrollar social marketing, como Facebook, Instagram, Twitter o LinkedIn. Como a continuación vamos a desarrollar, uno de los primeros pasos que es importante llevar a cabo, tanto en Instagram como en Facebook, es que tu página aparezca como una empresa. De esta manera, tu perfil dispondrá de multitud de funcionalidades que te serán de gran utilidad.

Facebook

Una vez que tu página aparezca como una empresa, debes dejarla impecable. Para ello, rellena todos los detalles, como el quiénes somos, correo electrónico, teléfono y tu ubicación.

Cuando tengas una página vistosa, empieza con el contenido, es decir, con la difusión de los contenidos de la web. Lo recomendable, en este caso, es mantener un ritmo de publicaciones constante adaptado al mejor horario, es decir, aquel en el que mayor cantidad de tu público interactúa. Precisamente, una gran vía para lograr la siempre deseada interacción o feedback es utilizar vídeos. Con ellos, además, se aumenta el dinamismo y diferenciación.

Ya que Facebook cuenta con una de las interfaces más completas para social marketing, te recomendamos aprovecharla al máximo.Por ello, también, puedes lanzar post promocionados.  

Twitter

La red social que se hizo famosa gracias a los hashtag y a su fácil interacción entre usuarios cuenta con herramientas como Twitter Analytics para medir el impacto de tus acciones. Dicha herramienta da información referente a:

  •         Tweet principal: muestra cuál ha sido el tweet con mayor impresión de todo el mes, incluyendo el número de interacciones, además de un botón “Ver la Actividad del tweet”, en el que informa sobre cómo interactuaron los usuarios (mediante me gusta, retweet, compartir o respuestas).
  •         Mención principal: el usuario que más repercusión ha tenido en un tweet en el que menciona tu cuenta. Además, aporta el número exacto de interacciones.
  •         Seguidor principal: tu seguidor más influyente en ese mes, así como el número de seguidores que tiene ese usuario.
  •         Tweet con contenido multimedia principal: informa sobre el tweet que contenga un contenido multimedia que mayor repercusión ha tenido en ese mes, seguido del número de impresiones.
  •         Tweet con card principal: muestra el tweet con más información en su previsualización, que más ha destacado en el mes, aportando el número de impresiones.

 

Además de estos datos también son dignas de mención las estadísticas de los últimos 28 días, que Twitter te ofrece y que contienen los siguientes datos:

  1. Tasa de interacción: cantidad de interacciones entre la cantidad de impresiones.
  1. Clicks en el enlace: número de clicks en enlaces o cards principales.
  2. Retweets: veces que un usuario retwitteó un tweet.
  3. Me gusta: el número de likes conseguido en esos 28 días.
  4. Respuestas: cantidad de veces que un usuario respondio a un tweet.

A la hora de hacer una campaña de marketing no todo es la plataforma en la que vas a desarrollarla, sino que es primordial tener en cuenta muchos factores. Entre ellos, no pueden faltar las bases de nuestro método ABCD del marketing de contenidos, que es válido siempre y cuando se integre una fase de evaluación y feedback en el mismo, como:

  •         Identificación de objetivos para la medición y seguimiento
  •         Informe mensual con el resumen del posicionamiento en palabras clave y las acciones realizadas
  •         Visibilidad sobre diferentes estrategias de captación de tráfico
  •         Medición y mejora continua sobre la afectiva de los diferentes canales: redes sociales, blogs, buscadores, etc.

Si sigues estos pasos, tienes paciencia y te mueve la pasión por alcanzar tus objetivos ¡seguro que los logras! Desde hoyreka!, te hemos presentado los pasos que tienes que seguir. Ahora, eso sí, eres tú el encargado de llevarlos a cabo.

 


Roberto Gordillo Franco

Estudiante de Marketing y Dirección comercial en la Universidad Europea de Madrid, y además, Marketing Assistant en hoyreka!

Pin It on Pinterest