Un  embudo de conversión, también conocido por su denominación en inglés Marketing Funnel, determina los distintos pasos que deben dar cada uno de los visitantes de una web para cumplir con los objetivos programados.

En este sentido, se pueden distinguir 5 etapas en el Marketing Funnel:

Adquisición: resulta importante que conozcas tu marca o servicio con el fin de atraer al mayor número de usuarios posibles a tu web.
Activación: el objetivo de esta fase es ir ganándote, poco a poco, la confianza de tus usuarios.
Retención: la finalidad de este paso es hacer que los usuarios pasen el mayor tiempo posible en tu web para así fidelizarlos. Por ello, es necesario que se conviertan en registros o leads. Así, de esta manera, tendrás acceso a sus datos y podrás hacerles un seguimiento.
Venta: consiste en convertir la audiencia en clientes reales.
Referencia: se trata de un paso post-venta, cuyo objetivo reside en conseguir que los clientes, que ya han realizado su compra, se sientan satisfechos y recomienden el producto o servicio.

¿Para qué se utiliza el Marketing Funnel o los embudos de conversión?

Con el objetivo de que te sean más fácil de comprender los usos de los funnels, a continuación, te los mostramos por puntos:

Para reducir el número de acciones que debe realizar un usuario para convertirse en lead o cliente.
Para comunicarse con los usuarios que están interesados. Así evitas el marketing masivo.
Puedes realizar ofertas y descuentos exclusivos para los consumidores que sí están interesados en tu producto o servicio.
Gracias al Marketing Funnel, puedes conocer mejor las necesidades de tus consumidores y, de esta forma, crear una relación con tus clientes más cercana.
Al saber, a ciencia cierta, las necesidades de tus consumidores, puedes optimizar la inversión que haces en contenidos, publicidad pagada…

Los tipos de funnels que puedes encontrar

Existen tres clases diferentes de embudos de conversión:

Embudos de captación de leads o top of funnel (TOFU): consiste en convertir a un visitante de tu página web en un cliente potencial (lead). La manera de hacerlo es conseguir sus datos personales mediante el truco de hacerles un regalo. Un ejemplo de ello es la clásica frase “suscríbete y podrás descargarte gratis este PDF”. Con este tipo de Marketing Funnel, resulta esencial tener presente que lo que ofreces debe atraer la atención del usuario. De hecho, el contenido debe crearse con el único fin de atraer al mayor número de clientes potenciales posibles.

Funnels de cultivo de leads o middle of the funnel (MOFU): su objetivo es mejorar la relación con tus clientes potenciales. En esta etapa, el usuario estará comparando diferentes marcas para ver cuál es la que mejor se adapta a sus necesidades. Por tanto, tu objetivo será cubrir sus necesidad de manera eficiente y, para ello, es recomendable realizar un breve estudio con la idea de conocer cómo se comportan tus clientes y qué buscan, es decir, localizar tu buyer persona.

Funnels de ventas online o bottom of the funnel (BOFU): llegado a este punto, debes comenzar a través de los usuarios que han mostrado atención durante el funnel de cultivo de leads, ya que son los cualificados para la venta. Como consecuencia, tienes que centrar tus esfuerzos en ellos para fidelizarlos. Una gran manera de conseguir este propósito es crear contenidos originales y personalizados.

Esperamos que te haya servido la información de este post. Si tienes alguna duda, no dudes en contactarnos.¡En hoyreka! estamos deseando ayudarte!


Alba Carrasco

Pin It on Pinterest