Puede ocurrir en todo proyecto SEO. Las penalizaciones de Google existen y pueden hacer mucho daño. De la noche a la mañana puedes perder la mayor parte del tráfico y con ello buena parte de tus ventas. ¿Quieres estar prevenido?

Existen dos tipos de penalizaciones, las manuales y las algorítmicas. Hoy vamos a hablarte de la primera de ellas, de cómo saber si estás siendo penalizado y cómo salir de una penalización de este tipo.

 

¿Qué son las penalizaciones manuales y por qué debes temerlas?


Se trata de un castigo que aplica Google por incumplir de una forma muy descarada algunas de sus directrices que ahora veremos. Este tipo de penalizaciones son muy graves, ya que son aplicadas, como su nombre bien indica, de forma manual por Google y esto son palabras mayores.

Cuando te aplican una penalización manual, prácticamente puedes desaparecer del mapa, en un abrir y cerrar de ojos puedes perder casi todo el tráfico orgánico y lo que ello conlleva.

Imagina que un negocio que depende solo de las ventas online pierde el tráfico orgánico. ¿Qué le queda? ¿Campañas publicitarias? Hay que recuperar ese tráfico orgánico como sea. No obstante, si te han penalizado manualmente, aunque consigas salir de la penalización, volver al lugar en el que estabas te va a costar mucho trabajo y tiempo. Te recomiendo que eches un ojo a estas acciones SEO para que tengas tu web a punto.

Existen muchos tipos de penalizaciones manuales y por suerte, Google te dice qué tiene en cuenta para aplicarlas o más bien, lo que tienes que tener tú en cuenta para seguir las directrices.

Aquí puedes ver algunas directrices de Google:

Estas son las acciones manuales más típicas:

En cada una de estas directrices Google te explica que es lo que considera que no debes hacer o no está permitido. Por lo que lee primero estos puntos para evitar ser penalizado y sobre todo, si ya estás penalizado (lo siento) sigue leyendo este artículo.

 

¿Cómo saber si has sido penalizado?


Puede darse el caso que estés penalizado manualmente y no tengas ni idea… sí, puede ocurrir aunque con las acciones manuales es menos común. ¿Por qué? A diferencia de las penalizaciones por parte de algoritmos, Google te avisa cada vez que te aplican una acción manual.

Primero te avisan por correo y también a través de Search Console, en la pestaña de Tráfico de búsqueda > Acciones manuales. Eso sí, debes tener la web dada de alta en Search Console.

Mediante este aviso, Google te dice el por qué de la penalización, pero tampoco creas que te da muchas pistas. Aquí tienes un ejemplo de penalización:

Como ves, te dicen el motivo pero eres tú quién debe investigar para saber realmente a qué se refieren y sobre todo, cómo revertirlo.

Como te he comentado antes, las acciones manuales pueden ser fatídicas para una web. La web que recibió esa penalización manual perdió prácticamente todo el posicionamiento que tenía. Mira el gráfico de visibilidad de Sistrix y Semrush para que te hagas una ligera idea:

 

Sistrix

Semrush

 

¿Cómo salir de una penalización manual?


Puesto que Google te avisa y te dice qué es lo que has incumplido de sus directrices, tomando eso como punto de partida debes investigar y tratar de solucionar lo que creas que ha causado esa acción manual.

Ahora te voy a contar algunas prácticas muy penalizadas, pero, ¿qué debes hacer cuando se supone que ya has solucionado lo que habías hecho mal?

Bien, existe una herramienta de Google que sirve para solicitar que vuelvan a echar un ojo a tu web, por que en teoría ya has solucionado por lo que te estaban penalizando. Su nombre es ‘Solicitud de reconsideración’ y lo debes hacer cuando creas que ya has dejado todo perfecto.

No obstante, deberás tener paciencia para que Google pase por tu web y determine que cumples con las directrices y en este momento te levantarán la penalización manual.

 

Contenido copiado

Una de los motivos por los que puedes ser penalizado es por el contenido plagiado. Aquí debes llevar cuidado, la mayoría de veces que esto ocurre es porque la web penalizada ha copiado contenidos de otras webs de forma considerable.

En otras ocasiones y ya entrando en temas de SEO negativo puede ocurrir que la web penalizada tenga contenido original y otra web o webs estén plagiando su contenido de forma automática, tienen más autoridad y Google no distingue quién realmente ofrece el contenido original y quién copia.

Para saber si tienes contenido plagiado, te recomiendo que utilices Copyscape. Esta herramienta te dirá que contenido tienen coincidencia con los de otras webs.

Cuando lo identifiques, bórralo, edítalo o haz lo que tengas que hacer para que no se considere contenido plagiado.

 

Enlaces artificiales

Es bastante habitual ver webs que en los últimos años, bien por desconocimiento o bien por pillería han generado estrategias de linkbuilding que cruzaban la línea del black hat, es decir, acciones prohibidas por Google.

Si este es el motivo de la penalización deberás analizar tu perfil de enlaces a conciencia, además de pensar o descubrir dónde situaste enlaces que pueden haberte comprometido. Suele ocurrir al comprar enlaces de forma masiva en lugares que no son los mejores, incluir enlaces en directorios, foros, firmas o incluso granjas de enlaces.

Haz uso de herramientas como RankSignals (gratuita), Search Console (gratuita), OpenLinkProfiler (gratuita) o Ahrefs para descubrir todos los enlaces entrantes que tiene tu web y encontrar los sospechosos.

Cuando selecciones los enlaces que pueden haberte hecho daño, deberás ponerlos todos en un archivo .txt y subirlo a la Disavow tool de Google, una herramienta para desautorizar enlaces. Aquí te explican cómo debes hacerlo.

Una vez hecho esto, deberás tener paciencia hasta que desde Google tramiten esas desautorizaciones y te afecte positivamente.

 

Contenido sin valor

Algo también muy habitual en las acciones manuales. Se trata de webs que ofrecen contenido copiado, cuando se abusa de el sistema de afiliados con páginas con poco valor o cuando una página se nutre de contenido generado automáticamente.

Para salir de una penalización por este motivo hay que dedicar mucho tiempo a cambiar los contenidos actuales, añadir nuevo contenido original y de valor y hacer un trabajo a medio-largo plazo para volver a ser amigo de Google.

Espero que todo esto que te he contado nunca debas consultarlo porque has sufrido una penalización, utilízalo más bien para prevenir. Lee las directrices de Google y lleva mucho cuidado con aquellas prácticas que sospeches que puedan pasarte factura. Como diría Google en sus primeros años de vida… “Don’t be evil”.

IMG: Shutterstock


Álex Serrano

Pin It on Pinterest