No es nada nuevo que la velocidad de tu página web es uno de los factores más importantes para atraer usuarios y no obtener un alto porcentaje de rebote. Ante una página lenta y de bajo rendimiento, el usuario no tardará en abandonar, decantándose por otra que le permita navegar ágilmente. De promedio, el tiempo óptimo de carga completa es por debajo de los 3 segundos, más de eso, se considera una página lenta y con un rendimiento percibido bajo. El rendimiento percibido se refiere a la impresión por parte de los usuarios de la Pagespeed, y no tiene por qué estar estrechamente relacionado con su velocidad de carga real.

El gigante Amazon se encuentra entre una de las páginas más rápidas de la red, con 1 segundo de velocidad de carga integral de la web.

 

¿Has oído hablar del Page Speed?

PageSpeed Insights permite averiguar cuál es el tiempo de carga de tu página y qué hacer para mejorar esos tiempos. Esta herramienta pertenece a Google y puede ser utilizada libremente por cualquier usuario y de forma gratuita. En función de la optimización de tu blog o página web, PageSpeed valora tu página en una escala del 1 al 100, siendo a partir de 90 una puntuación aceptable. Cuando consigas llegar a esta puntuación, deberás centrarte en otros aspectos como usabilidad, contenidos, inbound marketing, etc.

 

Pero, ¿qué puedo hacer para mejorar mi puntuación en Page Speed?

Si has sacado una puntuación baja en el análisis, no es el fin del mundo. Respira tranquilo y prueba a analizar la velocidad de tu web con otra de las diversas herramientas que existen (Google Analytics, SeoSite Checkup, Dotcom Monitor).

Sin embargo, si esto no te funciona y tu puntuación sigue siendo baja, puedes introducir algunas mejoras para lograr una mayor comodidad y tiempo de permanencia por parte de tus usuarios:

 

  • Optimiza las imágenes: es decir, disminuye su tamaño mediante el uso de un plugin o script. Las imágenes suelen constituir en torno al 50% del peso total de la página web, por lo tanto, comenzar por su optimización es lo más inteligente. Algunas de las formas más comunes para realizar esta acción es comprimirlas antes de subirlas a WordPress. En cuanto al formato, el más optimizado es JPEG.

 

  • Redirige a aquellas visitas que se realicen desde un dispositivo móvil: en ocasiones, los móviles no admiten determinados componentes, por ello se deben crear dos versiones de la página web. La versión dirigida a móviles debe ser más sencilla y permitir su visualización completa.

 

  • Elimina errores en la página web y direcciones incorrectas: nos referimos a los típicos errores 404 y 410, ya que ocasionan múltiples conexiones innecesarias. Suele ocurrir cuando un enlace está roto o no existe y causa un grave rechazo en el usuario.

 

  • Incorpora Expire Headers: una vez incorporados a un recurso, éste se guardará en la caché y la próxima vez que el usuario visite la página, ese recurso cargará notablemente más rápido. Así, conseguirás acelerar la velocidad de carga de las imágenes JPEG en tu página web.

 

Estos consejos que te proporcionamos, conseguirán mejorar tu puntuación casi al instante. Si aún así quieres seguir aumentando tu velocidad, fíjate en las recomendaciones que te otorga Google PageSpeed Insights y conseguirás llegar al nivel más alto. La velocidad de carga de la página web es más importante de lo que crees. Con la mejora de las tecnologías, los usuarios son cada vez más impacientes y sólo permanecerán en aquellas webs que cumplan sus exigencias.

 


Patricia Pelegrín

Pin It on Pinterest