El marketing digital está a la orden del día. Se encuentra en continuo estado de cambio, nunca permanece estático.

Este fuerte dinamismo que lo caracteriza está motivado por el comportamiento de la sociedad en la web. Los usuarios cada vez acuden a la vía online para informarse de productos o servicios, disfrutar de las redes sociales o incluso comprar en tiendas online.

Dentro del marketing digital diversos tipos lo componen. Entre ellos, el marketing de contenidos y el inbound marketing, que aunque a simple vista parecen gemelos veremos a continuación que presentan bastantes diferencias.

Eso sí, están estrechamente ligados e incluso me atrevo a decir que uno es intrínseco al otro y viceversa. Pero ¿qué vino primero el huevo o la gallina?

El concepto de content marketing o marketing de contenidos

El objetivo principal del marketing de contenidos es atraer y fidelizar clientes. Su forma de conseguirlo es aportar contenido de calidad en diversas formas: infografías, imágenes, vídeos, entradas a blog y un largo etcétera para conseguir que el usuario se acabe interesando por la temática presentada que estará relacionada siempre con el producto o servicio de la empresa que hay detrás.

Por tanto,el contenido puede adoptar diversas formas:

  • Imágenes
  • Infografías
  • Vídeos
  • Guías / tutoriales
  • Revistas
  • E-Books
  • Plantillas
  • Whitepapers
  • Presentaciones
  • Seminarios
  • Aplicaciones
  • Juegos
  • Webinars

Se puede decir que es una forma de seducir al consumidor poco a poco y sin ser demasiado descarados. Tratando de guardar cierta distancia para que no se agobie y regalándole un poco el oído a través de temáticas y modos de expresión que conecten con él. Así es como se crea la química que tanto se busca conseguir entre empresa y usuario.

Tras esta metáfora de la seducción toca posicionar este concepto del marketing de contenidos en el inbound marketing. ¿Qué engloba a qué y por qué?

El Inbound marketing: la cuna del marketing de contenidos

El padre del marketing de contenidos es el Inbound marketing.

Aunque al principio parecían gemelos o incluso siameses, la verdad es que una vez metidos en materia se pueden establecer ciertas diferencias entre ellos.

A continuación se exponen las definiciones de ambos términos:

“El inbound marketing se enfoca en crear contenido de calidad que atrae a las personas hacia su empresa y producto, donde naturalmente quieren ser. Al alinear el contenido que publica con los intereses de su cliente, naturalmente atrae el tráfico entrante que luego puede convertir, cerrar y deleitar con el tiempo”. – HubSpot

“El marketing de contenido es una técnica de marketing para crear y distribuir contenido relevante y valioso para atraer, adquirir e involucrar a un público objetivo claramente definido y entendido, con el objetivo de impulsar la acción rentable del cliente”. – Content Marketing Institute

Por tanto, se puede decir que mientras que el content marketing se centra en relacionarse a través del contenido, el inbound marketing es una actividad que permite un mayor alcance utilizando muchas actividades y métodos para finalmente inspirar a un cliente a tomar medidas de acción.

El contenido es como el queso que se pone en la ratonera y la ratonera sería el Inbound marketing.

La conversión del usuario a lead

A partir del término Inbound Marketing surgen dos ramas: la primera sería la atracción, de la que ya hemos hablado en apartado anterior, y la segunda la automatización, que sería la conversión de ese usuario en un registro (lead) y su preparación para recibir una oferta de carácter comercial.

Por ello se dice que el Inbound marketing es capaz a través de las siguientes fases de convertir a simples visitantes de una web en clientes potenciales:

Fase 1: Establecer la estrategia a seguir
Fase 2: Desarrollar una página Web orientada al Objetivo
Fase 3: Generar tráfico a la página web (Palabras clave, Creación de contenidos, Redes sociales, SEO, etc)
Fase 4: Convertir las visitas en leads (CTAs, Landing Pages, Formularios, Thank You pages)
Fase 5: Convertir los leads en ventas (Email, secuencia de seguimiento, Gestión de listas, Integración de CRM)
Paso 6: Medición de resultados y optimización del proceso (Analítica Web, KPIs, A/B Test)ç

El Inbound marketing aplica, técnicas como el SEO, el Social Media Marketing, la conversión, el lead nurturing o la automatización aportándole así al marketing de contenidos, el valor añadido necesario para garantizar que los esfuerzos realizados tengan un óptimo retorno de la inversión.

Por lo tanto, el marketing de contenidos, el conocido como discípulo del Inbound marketing; como no podía ser de otra manera, presenta grandes similitudes con el mismo. Ambos empoderan a los clientes potenciales, velan por la fidelización de su público y por crear contenido de calidad e interés.

En resumen, así como sin gallina no hay huevo, sin Inbound marketing no tendría sentido alguno la existencia del marketing de contenidos.


Alba Caride

Responsable de Marketing y Comunicación en hoyreka!

Pin It on Pinterest