El influencer marketing, también conocido en nuestra lengua como Marketing de Influencia, es el tipo de mercadotecnia que más ruido está haciendo últimamente.

Se trata de seleccionar una figura que aúne los valores de la marca que se quiere promocionar y lo anuncie a modo del tradicional prescriptor de los anuncios de los setenta. ¿Acaso no te acuerdas de esa madre de familia que iba con bata de estar por casa proclamando lo bueno que era ese detergente? o ¿de aquel granjero que te prometía que no probarías leche tan deliciosa como la que él ordeñaba? Ellos eran influencers sin saberlo.

Un influencer tiene la capacidad de incidir en el comportamiento del consumidor o futuro consumidor. Como consecuencia el influencer marketing consigue reducir el riesgo de compra percibido, disminuyendo, a su vez, la sensibilidad al precio y, todo ello, a través de compartir sus experiencias con dicho producto, servicio o marca.

El influencer Marketing da vida a los productos o servicios

Afirmamos entonces que el marketing de influencers influye directamente en la conducta del consumidor aplicando la máxima del: “culo veo, culo quiero”. Por eso, es tan importante cuidar a los “neoprescriptores” de nuestra marca, ya que serán el “ente con vida” de la misma, actuarán a modo del recurso literario tan recurrido durante siglos pasados en nuestra literatura: la humanización.

Un producto o servicio no tiene vida. De hecho, hay que dotarle de la misma bajo, la constitución que establezca la marca emisora del mensaje, donde dicho conjunto de leyes versarán sobre cómo se debe de comportar cada uno de los influencers.

En una estrategia de influencer marketing hay que contar con un equipo que sí se identifique de verdad con los valores y filosofía de la marca, puesto que serán los principales “probadores públicos” de tus productos, compartiendo su experiencia con dicho producto o servicio por toda sus redes sociales.

Cuando la marca deja de ser un ser inerte, y cobra vida, comunicándose a través de la viva voz de los prescriptores seleccionados, es el momento en el que se consigue ese efecto tan potente de engagement que logra una comunidad de seguidores.

En este contexto, al ver a una persona de éxito o a un ídolo, lo que los consumidores ven es sus objetivos vitales en los ojos de los prescriptores, puesto que todos nosotros aspiramos a ser iguales que los influencers en algún ámbito de nuestra vida, como hábitos rutinarios o de consumo.

El influencer de tu marca debe de ser un ciudadano ejemplar

A lo largo de nuestra vida, buscamos referentes que nos motiven a ser mejores y a lograr nuestros anhelos. Así, cuando somos pequeños imitamos, de manera inconsciente, la conducta de nuestros padres porque es nuestra forma de aprendizaje  (la repetición constituye, de hecho, uno de los mejores métodos para hacernos más sabios).

En el caso del influencer marketing, los influencers desempeñan el papel de padres y sus seguidores, el de hijos. Como consecuencia, la estrategia a seguir para que tu target aprenda a consumir tus productos o servicios a tu manera, es decir, bajo tu idea previamente fijada como marca vigente en el mercado, es lograr que imiten los comportamientos de estos prescriptores o figuras aspiracionales seleccionadas.

Además, como todo lo que hagan estos seres influyentes va a tener un impacto en la comunidad de tu marca, deben ser ciudadanos ejemplares que cumplan, a rajatabla, cada ley fijada en el texto sobre la filosofía de la marca.

Si no respetan el mandato, pueden emitir un mensaje equivocado y hacer que los consumidores no reciban correctamente la idea a transmitir, poniendo en riesgo a la marca y a todo su catálogo de productos y servicios. En este sentido, todo aquella actividad, relacionada con la marca, que desarrollen los influencers tendrá un impacto directo sobre tu audiencia, pero también sobre la firma, porque recordemos que cada una de estas personas es el ente viviente de la misma, la que le da vida, la que le representa.

Por último, decir que son muchas las empresas que optan por una estrategia imitativa como respuesta a aquellas que luchan mediante una estrategia innovadora. Esto se debe a que no hay miedo al fracaso.

Un ejemplo: Samsung siempre deja que Apple vaya un paso más allá en la tecnología y cuando ve que funciona, que gusta, que tiene acogida, introduce en el mercado un producto similiar, incorporando las novedades que su competidor ha lanzado previamente. ¿Por qué la mayoría opta por una estrategia imitativa? porque se anula el miedo a equivocarse, a no gustar, se pisa con seguridad y, por lo tanto, se reducen costes.

Ahora que has visto la importancia de introducir estrategias de influencer marketing en tu plan de marketing…¡Déjanos asesorarte!


Alba Caride

Responsable de Marketing y Comunicación en hoyreka!

Pin It on Pinterest