Si eres emprendedor/a, es muy importante que, antes de crear tu empresa, tengas claro tu branding personal.

Al igual que una empresa crea una marca, las personas tenemos nuestra propia marca que nos define. Eso hace que nos diferenciemos del resto y que nos formemos como personas.

Actualmente, es muy importante este concepto, dada la gran competencia que existe en todo tipo de sector. La mayoría de personas que dan un salto al mundo laboral tienen una extensa formación académica. Con lo cual, ya no solo los títulos de aquello que han estudiado les sirve para llegar a lo más alto de la cima.

El branding personal te ayudará a posicionarte y a destacar por encima de los demás. Lo que somos no es solo lo que sabemos hacer o lo que hemos estudiado. Somos mucho más. Aquí te explicamos cómo crear tu propia marca personal.

 

¿Qué es el branding personal?


El branding personal trata de identificar y comunicar las características que nos hacen destacar, ser relevantes, diferentes y visibles en un mundo homogéneo, competitivo y cambiante.

 

En definitiva, el objetivo es exactamente el mismo que con la marca de una empresa: hacer ver que tú eres la mejor opción entre muchas otras.

Tienes que identificar el “producto” de tu personalidad, y aprender a venderlo. Ésto se consigue realzando tus principales puntos fuertes en el desarrollo de diferentes actividades.

A la hora de crear nuestro branding personal, debemos tener en cuenta:

  • No se trata de volverse famoso, ni de mentir acerca de nosotros mismos
  • Tampoco es la forma en la que vestimos o nuestra apariencia física
  • No es una herramienta para encontrar trabajo, ya que no es lo mismo que un CV

El branding personal consta de tres fases: conocerse a uno mismo, crear tus objetivos y estrategias personales, y por último, pasar a la acción.

¿Quieres saber cómo desarrollar estas fases? ¡Sigue leyendo!

 

Crea tu branding personal paso a paso


 

  1. Análisis personal y atributos:

Empezaremos por el análisis personal. Se trata de encontrar las características que más te definen como persona. Es posible, que no sepas con certeza cuáles son tus cualidades. Por ello, te recomendamos una herramienta muy eficaz para poder descubrirlas. Se trata de “la ventana de Johari”. Es una tabla en la cual apuntarás, con la ayuda de alguien que te conozca, las características más remarcables de tu personalidad. Las clasificarás en públicas, ciegas, ocultas y desconocidas.

Una vez realizado el análisis personal, pasaremos a a identificación de atributos. Para ello, tendrás que clasificarlos de acuerdo con las siguientes categorías: innatos, adquiridos, emocionales y valores personales.

  1. Misión y visión:

Al igual que toda empresa, tú, como persona, deberás definir tu misión y tu visión. Como ya tendrás tus atributos y características claros, no te resultará difícil encontrarlas. Estos dos conceptos no son lo mismo. La visión es aquello que quieres conseguir a lo largo de tu vida; cómo quieres ser, a dónde te gustaría llegar, o a qué quieres dedicarte.

Por otro lado está la misión, que se trata de tu razón de ser. Por qué estás en este mundo, qué es lo que haces y por qué.

  1. Objetivos:

Es hora de que te marques metas. Tus objetivos tienen que estar definidos en el tiempo: corto, medio y largo plazo. No solo tienen que aparecer tus metas profesionales, sino también las personales. Esto hará que consigas desarrollarte como persona a lo largo del camino para alcanzar los objetivos.

  1. Posicionamiento:

Antes de crear tus estrategias para alcanzar los objetivos, debes analizar los distintos aspectos que van a ayudarte a desarrollarlas. Incluso debes identificar tus debilidades, para poder trabajar sobre ellas y que no se interpongan en tu camino.

Para definir tu posicionamiento, la mejor herramienta es desarrollar un análisis DAFO.

Si tienes una empresa o perteneces a una, seguro que te suena este término. Se trata del análisis de Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Pero en este caso, y como todos los pasos anteriores, debes aplicarlo a tu personalidad.

  1. Estrategias

Ahora te toca pasar a la acción. La mejor forma es a través de la creación de cuentas en las diferentes redes sociales. ¡Véndete!

Las plataformas digitales son la mejor herramienta para darse a conocer. Te permite poder compartir los resultados del análisis realizado mediante los anteriores puntos. Se podría decir que trabajar sobre tus estrategias es igual que crear un buen Marketing de Contenidos.

En definitiva, la creación de tu branding personal es importante para poder desarrollarte y alcanzar todo aquello que te propongas. Un proyecto no es bueno hasta que las personas que lo llevan a cabo no tienen definido su personal branding.

 

Esperamos que esta información te haya servido de ayuda y que sepas diferenciarte de tu competencia gracias a tu branding personal. Si tienes cualquier duda, ¡contáctanos!


Paula Cejas Castela

Pin It on Pinterest