Quizá pienses que iniciar tu blog en los meses de verano puede ser la peor decisión que tomes, debido a que con el buen tiempo y las vacaciones los usuarios no pasan tanto tiempo en Internet. Pero nada más lejos de la realidad, el verano puede ser la época idónea para comenzar tu andadura como blogger. ¿Quieres saber por qué?

 

blogverano

Ventajas de empezar un blog en verano

Lo primero, puede ser muy bueno para ti, porque el verano es el mejor momento para iniciar nuevas aficiones. El resto del año estamos más saturados de trabajo y siempre vamos dejando los nuevos proyectos para “más adelante”. Los días son más largos, el buen tiempo nos anima y contamos con algunos días de vacaciones que, si no tenemos muchos planes, al final se pueden hacer demasiado largos. Además, aunque tu tráfico sea muy bajo durante estos meses, llegarás a septiembre con un blog que no es nuevo, que ya tendrá un pequeño camino recorrido y que contará con cierta cantidad de contenidos (y otros tantos en la recámara). Trabaja bien estos contenidos durante el verano, de esta manera, a los usuarios que lleguen a partir de septiembre no les parecerás “novato” y poco a poco irás consiguiendo lectores fieles. Aprovecha también que la mayoría de bloggers paraliza sus blogs y hazte un hueco en el sector.

Una vez pases esta primera fase y tu blog tenga una carga importante de artículos, a partir del otoño podrás plantearte una estrategia de linkbuilding.

Qué puedes escribir durante las vacaciones

El verano, y las vacaciones más concretamente, son momentos muy inspiradores para pensar temas atractivos para tu blog. Salir de casa y visitar lugares nuevos puede motivarte a escribir sobre temas diferentes y originales. Haz fotos y utilízalas en tus posts, tus seguidores agradecerán que seas más cercano y te muestres tal y como eres.

Redacta contenidos más personales, frescos, divertidos, más veraniegos. Aunque tu sector no sea el de los viajes, a tus lectores les gustará saber dónde has pasado las vacaciones y qué consejos les puedes dar si ellos deciden visitar el mismo lugar. Haz un resumen con las nuevas comidas que has probado este verano y en qué restaurantes lo has hecho, qué películas has visto y añade una pequeña crítica, escribe sobre las anécdotas de tus viajes o, simplemente, graba un vídeo y compártelo con tus seguidores.

Por ejemplo, Isasaweis, una de las bloggers españolas más influyentes, comparte con sus seguidores parte de su vida personal y es algo que estos le agradecen continuamente a través de comentarios y, por supuesto, visitas.

Otro claro ejemplo de blogger comprometida con sus fans es Dulceida, que nos deja en su blog divertidos vídeos como este.

Estas y otras tantas ideas no suelen funcionar tan bien en otras épocas del año, así que sácale partido a los meses de calor para crearte un público y fidelizarlo.

También puedes aprovechar este tiempo para hacerte un planning de las publicaciones del resto del año. Así, en temporadas de mucho trabajo, podrás seguir el calendario establecido y no agobiarte demasiado.

Si vas a juntarte con amigos y familiares este verano, coméntales tu proyecto y pídeles opinión. No hay momento ni manera mejores para recibir feedback de tu blog y tus ideas. Siempre es recomendable escuchar la opinión de los demás.

Cuando ya cojas la rutina de publicar artículos y consigas cierto tráfico, podrás pensar en monetizar el blog, por eso el verano puede ser un gran momento para empezar y ver qué ocurre de cara al invierno. Y es que 3 de cada 4 bloggers consiguen beneficios económicos gracias a su blog, según una investigación de Poweraxle.

Si aún estás dudoso y no sabes si empezar o no con tu blog en verano, aprovecha el tiempo que queda para darle un gran empujón. Pronto verás buenos resultados y comprobarás que las vacaciones son el mejor momento para iniciar tu camino como blogger. ¿Nos cuentas tu experiencia?